miércoles, 21 de marzo de 2012

Mi Morelia Amada

Buenas, bienvenidos a este su Blog, hoy es día internacional de la poesía así que voy a homenajear este día con una descripción en forma poética de Morelia mi ciudad natal, mi ciudad que llevo en el corazón.

Empezando a describir mi amada, simplemente puedo empezar escribiendo respecto a esos hermosos arcos característicos que maneja la vida cotidiana en forma de arcoiris, simplificando los colores a una tonada rosa como los pómulos de las niñas que contentas y sin emociones encontradas navegan entre la gran avenida que atraviesa la ciudad de cabo a rabo, entrañada entre calles como cuál serpiente de plumaje que una vez se habló en México, misma serpiente que en lugar de escamas lleva en su lomo los pasos de las personas que andan en la vida algunos notando hermosa ciudad, otros tomándola de la mano como el niño a la madre en un típico día de labores y aun así sabiendo el tipo de ciudad que ayuda a sus vidas a sentirse completo.


Una de las mayores pasiones que despunta nuestra ciudad, es el centro de ella que como vil corazón latente palpita entre los escombros de las risas de los pequeños infantes que con helados, vestidos y globos advierten que la tarde seguirá sin silencio. Los adultos navegan con bandera de enamorados esperando una banca vacía para plasmar su amor ante la sociedad con tremendos besos dibujados de sonrisas, llegando así a darte cuenta que las bancas son faltantes a los sobrantes del amor indiscreto que la misma catedral a visto silenciosamente acoplarse a los tiempos desde aquellos días de carretas y caballos. 
Sin bancas donde posar su amor y sobrantes de ellos mismos deciden encomendarse a poder manejar las caricias y abrazos caminando alrededor de una de aquellas dos plazas llenas de sombras creadas por místicos árboles llenos de recuerdos y olvidos. Todo funcionando en una sola pieza llena de calor en sus piedras hechas paredes llenas de una calentura tibia dando por seguro que abajo de tal cielo esta ese corazón hecho por suspiros, pisadas, recuerdos que lejos de ser olvidados serán recordados por la catedral, siempre en vela de dar paz a los fieles, sombra a los enamorados y aventuras a los niños esperando encontrar un fiel adversario para sus juegos.


Eso para mi es Morelia, eso para mi es mi corazón.


César Morales.